¿Por qué llora tu hijo? Mecanismos liberadores del estrés en la infancia

La vuelta al cole, ¿estamos preparad@s?
agosto 20, 2019

¿Conoces los mecanismos de los bebés y niños pequeños para liberarse del estrés?


Siiii, los bebés y niños pequeños también se estresan y a veces mucho.

Aunque queramos e intentemos que las experiencias de nuestros pequeños sean de lo más agradable y amorosas, no siempre es posible. Por ello, sus cuerpos se tensionan, se contraen y necesitan de nosotros para liberarse de ese estrés. Es recomendable que sepas cuales son estos MECANISMOS, para que cuando tu hijo los ponga en marcha, sepas que lo mejor es que le acompañes en ese proceso de desahogo y no reprimas su expresión. (Si quieres, también puedes ver el vídeo que he hecho sobre este tema. Lo puedes hacer pinchando AQUÍ).

Los 4 MECANISMOS de los que hoy te voy a hablar son:

1. EL LLANTO (también las rabietas):

El llanto es la respuesta natural a cualquier tipo de dolor o molestia, ya sea físico o emocional. A muchísimas mamás y papás nos cuesta atender de forma amorosa y empática el llanto de nuestros pequeños, ya que nos incomoda y nos genera mucha impotencia, rabia y malestar. (Seguramente fue así cómo lo vivieron los adultos que nos acompañaron en nuestra infancia). Es por ello que muchos padres intentan por distintos medios reprimirlo en sus hijos (a menudo de forma inconsciente, dándole el chupete, distraiéndole, …). Durante los primeros meses de vida es el único mecanismo del que disponen los bebés, por lo que debe ser atendido de forma rápida y amorosa.

2. EL HABLA:

Ya cuando empiezan a comunicarse verbalmente, el habla constituye un mecanismo muy potente y liberador. Pero para ello tiene que haber un adulto dispuesto a escuchar con atención. Para escuchar de forma activa y empática necesitamos mucha calma, disponibilidad emocional y ganas de conocer la realidad del niño. Parar, dejar de hacer lo que estábamos haciendo y atender con toda nuestra presencia a nuestro hijo. 

3. LA RISA:

Este es otro mecanismo liberador de tensión y estrés. Es utilizado por el niño aproximadamente a partir del 5º mes. Es importante que encontremos juegos y actividades en los que disfrutemos con nuestros hijos, tanto ellos como nosotros y los practiquemos siempre que podamos.

4. EL JUEGO SIMBÓLICO:

A menudo los niños utilizan el juego simbólico para enfrentarse a situaciones traumáticas que estén experimentando en la vida real. El juego simbólico le ayuda al niño a integrar el suceso en sí.

Debemos permitir y acompañar la libre expresión de estos mecanismos, de no ser así, aprenderán a reprimir estos impulsos resultándoles difícil la gestión del estrés y la tensión en sus vidas.

Si somos accesibles para nuestros hijos e hijas y estamos disponibles emocionalmente, ellos se autorregularán poniendo en marcha estos mecanismos cuando lo necesiten. Depende de nosotros que esta autorregulación se de o no.

Si una vez puesto en marcha el mecanismo la respuesta que reciben por nuestra parte es amorosa y sensible, este hecho les reconfortará y seguirán por el camino de la autorregulación y la salud integral. Si no es así, dejarán de llorar, de contarnos sus historias, de buscar la risa o incluso de jugar, con tal de recibir nuestra aprobación (en el fondo es lo que más necesitan en este mundo) o por resignación.

Muchísimas madres me comentan lo difícil que les resulta mantener la calma ante las rabietas y los llantos de sus hijos.

¿A tí también te ocurre?

¿El saber por qué se ponen en marcha estos mecanismos te ayuda a gestionar mejor estos momentos de tensión?

Espero tus respuestas. Ya sabes que cuanto más me escribas con tus dudas y dificultades más te podré ayudar en tu maternidad.

¡Te deseo un estupendo día!

Comments are closed.